BIENVENIDOS. LOS INVITO A INGRESAR A UN MUNDO MÁGICO DONDE EL ARTE ES LA MISMA NATURALEZA. Crónicas de viajes por Argentina.

"NUNCA ANDES POR EL CAMINO TRAZADO, PUES TE CONDUCIRÁ ÚNICAMENTE HACIA DONDE LOS OTROS FUERON". (Alexander Graham Bell)

sábado, 13 de junio de 2020

DÍA DEL ESCRITOR.

13-6-2020 Escritores en año de Pandemia Covid-19

sábado, 2 de mayo de 2020

NUEVAS POESÍAS EDITADAS



Camino Humahuaca-Iruya

martes, 14 de abril de 2020

INVENTARIO


INVENTARIO                                Borges a los 21 años.
                         (Recordando a Jorge Luis Borges)
Hay que llegar una vez más
y abrir la puerta.
¿Qué queda en la casa de mi madre
más que el aroma dulce de sentirla cerca?
Hay un vacío enorme marcando silencio.
Hay sabor a tristeza en la heladera vacía.
Abro todas las persianas
como cuando estaba ella
y la luz invade los ambientes.
Hay naranjos en flor en el patio.
Hay flores amarillas en la enredadera
cuando llega la nueva primavera.

La casa de mi madre
es el refugio tibio de las fotos viejas.
Su presencia perdura en el reloj de la cocina
con su tic tac resonando en el silencio.
Hay cuadros míos colgados de las paredes.
Hay sonidos de un piano que ya no está.
Hay una colección de bastones
sobre el majestuoso ropero de provenzal.
Hay flores en los floreros.
Pían los gorriones en el árbol frondoso del centro
y el jazmín prepara sus pimpollos
para abrir en diciembre.
Hay libros viejos en la biblioteca
(los libros que leyó mi padre).
Hay fotos de mi hija de sus quince años.
Hay fotos mías de mis veinte años.
Hay muebles que esperan la nada misma.
Hay una silla vacía donde
mi madre se sentaba frente a la ventana.
Y controlaba la vida que afuera pasaba
y cada instante que adentro esperaba.

La casa de mi madre cobija
los sueños de s hija.
La fresca alegría de su nieta.
Las señoras que por turno la cuidaban.
El nido de las palomas en la planta alta.
¿Qué queda en la casa de mi madre
más que el aroma dulce de sentirla cerca?
Nada y todo.
No queda el olvido.
Queda aquello que perdurará siempre
en el aire etéreo que la abraza.
Etel Carpi.
                  Poesía escrita después de su partida definitiva.
                   En la Antología “Detrás de la Palabra”, César Melis, Editorial Dunken. 2012


después del CORONAVIRUS


LA VIDA DESPUÉS DEL CORONAVIRUS

Una pandemia más
                                   (que algún día pasará)
desde la existencia del Hombre.
Anclados en la cuarentena: muchos sobrevivirán.
El Planeta se defiende,
necesita equilibrar sus ecosistemas.
Hay un límite que, al sobrepasarlo,
la armonía se rompe
y se activa el sistema de autoprotección
de la naturaleza agredida sin pausas.
Cuando se aleje el peligro
conviviremos mejor con el universo;
urge que aprendamos bien la lección.

¿Cómo será la vida después de la cuarentena?
¿Cómo será el amor?
¿Cómo será el odio?
Algo ya es seguro:
los que sobrevivan serán distintos,
resurgirán más puros
de las sombras del miedo y del dolor,
deseosos de compartir el espacio
con los otros seres vivos.
Olvidados de la competencia inútil,
hermanados y sin grietas,
un mundo purificado
que fundará una sola Nación,
sobre pilares de respeto,
solidaridad y amor.

ETEL CARPI    Abril 2020

jueves, 9 de abril de 2020

EXTRAÑAR

Les dejo el enlace para ver la última poesía mía que se publicó en el blog viajero Bajo otros cielos.
https://bajootroscielos.blogspot.com/2020/04/isla-de-tierra-del-fuego-y-ushuaia.html

martes, 7 de abril de 2020

UN DÍA MÁS


UN DÍA MÁS
                            “La mitad del mundo se encuentra en cuarentena”.
                            “Única vacuna para combatir al enemigo invisible: CORONAVIRUS”. (Noticias del mundo).

Un día más para los hombres ocultos.
Un día más de angustia y miedo.
Un día más de rápido aprendizaje.
Un día más de sublimes silencios.
Un día más de respiro para la Tierra.
Mientras…
mejora el aire que nos abraza,
la soledad se torna mágica,
se amplifican los trinos de los pájaros
saludando cada nueva mañana,
y reviven los árboles de los bosques
que dejan de ser arrasados,
se para la deforestación.
Otros seres, otrora ocultos,
salen a la luz, olvidando sus temores.

Un día más para los humanos que esperan.
Un día más de asfixia y de muerte.
Un día más de esperanza.
Un día más de escucha interna.
Un día más de noches silentes.
Un día más de alboradas calmas.
Mientras…
el Planeta respira mejor,
sus pulmones verdes se expanden,
se limpian los ríos y los mares.
Las calles están desiertas y vacías,
con ausencia de ruidos, de voces, de sirenas
anunciando alguna tragedia.
Grandes urbes aletargadas
se tornan fantásticas, alucinantes.
Los pequeños pueblos, desolados,
destilan poesía y belleza,
amigados con los campos,
bosques y montañas…

Un día más de aislamiento social.
Un día más para producir el cambio.
Un día más de oportunidades para aprender.
Un día más para el descanso de natura.
Un día menos de contaminación letal.
Un día más para soñar…
para soñar un futuro mejor,
en armonía con nuestro Planeta.
ETEL CARPI.  5 de abril de 2020



POESÍAS EDITADAS

Edita Rocío Sánchez Carpi.










lunes, 30 de marzo de 2020

APRENDER


APRENDER

Obligados nos guardamos…
La Tierra tiene un respiro,
se limpia el aire en el cielo,
se acompasan sus latidos.

Se pinta el dulce silencio
con los colores dormidos,
cada nuevo amanecer
nos recibe con sus trinos.

Hacía falta que nosotros
hiciéramos un retiro
así la naturaleza
recupera lo perdido.

No importa si es un virus
atacando los dominios
del humano que apurado
deambulaba sin sentido.

Importa borrar sus huellas,
dejar limpios los caminos,
así retornan los pasos
de los otros seres vivos.

Esos que a través del tiempo
empujamos al abismo.
Entonces habrá un mañana
donde puro crezca el trigo.
Obligados nos guardamos
cada uno en su negro nido.
Hasta que llegue ese día,
en que al fin se vaya el virus.

¿Se aprenderá la lección?
¿Cambiará nuestro destino?
Ojalá ocurra el milagro
proclamando lo aprendido.
    Etel Carpi. Marzo 2020

ACRÓSTICOS


RESPIRO

Crece el silencio mientras el Humano se guarda.
Un coro de voces amigables, cada día nos abraza.
Aire más puro, más diáfano, respiran las ciudades.
Renace naturaleza, salen a pasear los animales.
Encierro para el Homo, castigo a sus maldades.
Nunca más grita el Planeta, resuena su voz potente.
Tiempo obligado de búsqueda, de paz y misterio.
En tanto los patios y las plazas, se llenan de trinos.
Nosotros adentro; mientras afuera, germina la simiente.
Alabada la TIERRA enferma, porque al fin, tiene respiro.

SIN TIEMPO

Pulso alterado de un mundo en estado terminal.
Atrofiado por la falta de empatía con natura.
Nauseabundo, maltrecho, oculto detrás de las puertas.
Disuelve su alma negra en el lodo putrefacto.
Envuelto en un destino sin tiempo para escapar.
Mientras el ego se va autodestruyendo.
Infectados de odio, vamos muriendo.
Atormentados habitantes de sueños imperfectos.



SOBREVIVIENTES

Conspiración del universo.
Oráculo del terror, consagración del miedo.
Ridículos humanos clamando piedad.
Otrora poderosos, dominantes, superiores…
Nuestro Planeta podrá recuperarse,
Amparado en su capacidad de resiliencia.
Volveremos al polvo y no quedarán huellas.
Invasión silenciosa de un ejército invisible,
Reimplantará nueva vida sobre la Tierra.
Unidas en el amor, todas las especies reprimidas,
Sobrevivirán.
Etel Carpi.
28 de marzo de 2020.



MÁS POESÍAS EDITADAS







Edición: Rocío Sánchez Carpi.