BIENVENIDOS. LOS INVITO A INGRESAR A UN MUNDO MÁGICO DONDE EL ARTE ES LA MISMA NATURALEZA.

"NUNCA ANDES POR EL CAMINO TRAZADO, PUES TE CONDUCIRÁ ÚNICAMENTE HACIA DONDE LOS OTROS FUERON". (Alexander Graham Bell)

miércoles, 6 de junio de 2012

Artículo escrito para una revista de psicología.


EL ARTE DE ESCRIBIR POESIA: UNA BUENA TERAPIA.



En el final de la infancia comencé a escribir poesías y desde entonces lo hice toda mi vida.
Poco a poco fui descubriendo que necesitaba escribir como un desafío para cultivar la creatividad de mi mente. Algo que también, más adelante ejercité en otras ramas del arte: la composición musical, la pintura, las artesanías…
Y con el tiempo fui perfeccionándome con el estudio, la lectura y la práctica constante. Pero hace muy poco que me di cuenta de algo de lo cual antes no me había percatado. Circunstancias de la vida que me generaron un gran nivel de estrés me llevaron a descubrir que gracias a la poesía, podía seguir adelante y enfrentar cualquier problema con un mínimo de padecimientos sin dejar la vida en el intento.
Y comprendí, pasados ya mis cincuenta años, que la poesía siempre estuvo presente como una terapia de autoayuda en todos los momentos de mi vida, difíciles, tristes, alegres, de triunfos y fracasos. Ella siempre estuvo ahí ( lo sigue estando) acompañando el diálogo con la soledad de ese intenso mundo interior que alguna vez siendo adolescente muchos me decían que yo cultivaba, pero no me daba cuenta, era algo natural y espontáneo.
Es a través de la escritura que podemos bajar nuestro nivel de estrés usándola como terapia, sacándonos de los momentos de depresión, cuando parece que el mundo está contra nuestro, pero en realidad es que nosotros estamos contra el mundo.
Decía Einstein: “el mundo que hemos fabricado como resultado del nivel de pensamiento que hemos utilizado hasta ahora crea problemas que no podemos solucionar con el mismo nivel de pensamiento en el que los creamos”.
La poesía tiene la magia de llenar de gozo al corazón y hacer ascender el alma a un espacio etéreo donde reina la paz y la calma unida a la belleza.
Todo aquello que decimos al psicoanalista cuando nos sentamos frente a él podemos decirlo de mil maneras en el mágico mundo de los versos, del pentagrama, de un lienzo en blanco… y es una buena alternativa para acompañar a la terapia tradicional, acompañándola o simplemente como material de estudio para el profesional.
A través del arte usamos la imaginación para recrearnos todos los días de la vida y si las circunstancias no aparecen como soñamos, podemos crearlas una y otra vez y luego seguir adelante libres de la pesada carga del dolor. Porque “felices son aquellos que sueñan con algo y tienen el coraje de hacerlo realidad”,

ETEL CARPI. (ESCRITORA) JUNIO 2010-06-12

No hay comentarios: